El yoga como un estilo de vida saludable

/ 12 Oct 2017

¿Te gustaría probar algo nuevo? Así a bote pronto quizás estés pensando en un curso de repostería, en un taller de scrapbooking o en viajar a un país lejano que tienes pendiente visitar. Es cierto que todo esto sigue estando en nuestra wishlist, pero hoy te proponemos una actividad saludable que tiene ese no sé qué que engancha. ¿Qué te parece una sesión de respiración, relajación y desconexión? Hablamos de la práctica del yoga, esa actividad que además de mejorar la flexibilidad y la postura nos ayudará a vivir con mayor consciencia, mejorar las relaciones y calmar la mente.

¿Qué es el yoga y qué beneficios me aporta?
La práctica del yoga es un ejercicio que introducimos en nuestro día a día vinculado a las prácticas saludables y a esos momentos detox con los que conseguimos eliminar los excesos que cargamos sobre nuestro cuerpo y mente. Con el yoga hacemos ejercicio y descubrimos nuevas habilidades con nuestro cuerpo que antes ni conocíamos. ¡Te sorprenderás de lo que eres capaz de hacer! El yoga nos permite ser conscientes de todas las partes del cuerpo y también de la mente, del control que tenemos sobre nosotros mismos, la agilidad, la coordinación, la capacidad de evadirnos y desconectar.

En un ritmo de vida tan acelerado como el que vivimos, podríamos decir que la práctica del yoga es casi necesaria, ya que con ella conseguimos, de una forma saludable, envolvernos en un entorno de tranquilidad. De hecho, está comprobado que el yoga ayuda a reducir el nivel de estrés y ansiedad. Si lo practicamos al final del día, la práctica de yoga ayudará a dormir mejor y es que las asanas (posturas) ayudan a sanar el cuerpo y calmar la mente, focalizando la atención y concentración en nuestro cuerpo.

Fuerza, voluntad y respiración
Si eres nuevo en esto, puede que los primeros días de práctica tu cabeza esté en otro lado, haciendo una revisión mental de la lista de la compra o quizás estés pensando en la reunión de mañana. Pero al cabo de los días, con la práctica y la experiencia verás cómo lograrás una concentración plena en el ejercicio. Cada vez hay más escuelas que ofrecen practicar yoga y se organizan masterclass multitudinarias a las que puedes unirte para aprender de grandes profesionales.

Pero, y si además ¿te decimos que puedes practicarlo en casa? Para principiantes se recomienda empezar con posturas sencillas en el suelo, ya que las de pie requieren más equilibrio. Y lo más importante al iniciarse en yoga es ser consciente de la respiración. Prueba con períodos largos de respiración, combinando inhalación y exhalación manteniendo en todo momento una respiración consciente y sin forzar. Aquí va una recomendación: ¿Sabías que en yoga siempre se respira por la nariz? Xuan-Lan, en su libro Mi diario de Yoga, escribe sobre lo que necesitas para practicar yoga: una esterilla de yoga, una manta y un cojín duro. Y lo más importante para nosotros, “necesitarás tiempo, fuerza y voluntad para seguir esta práctica diaria e integrarla en tu vida”.

Tipos de yoga: desde los 40º a practicarlo sobre el mar
Existen varios tipos como el Vinyasa Flow Yoga donde se realizan movimientos sincronizados con respiración fluida, como el Saludo al Sol, una de las secuencias más conocidas. Para aquellas que aguantan bien el calor, otra disciplina es el Brikam Yoga, basado en una serie de posturas en una habitación a 40º de temperatura favoreciendo así la flexibilidad muscular y la expulsión de toxinas. ¿Y cómo unir el yoga con el agua? Con el SUP Yoga (Stand Up) manteniendo el equilibrio sobre una tabla de surf en medio del mar. Con ello mejoramos la fuerza y la coordinación en un entorno idílico de armonía y paz. Esta práctica es ideal para la primavera-verano, con la llegada del buen tiempo obtendrás el chute de energía necesario para empezar con esta disciplina.

Yoga facial para aliviar tensiones y arrugas
Otro estilo que nos llama mucho la atención es el Yoga Facial que consiste en realizar distintas presiones e intensidades con las yemas de los dedos sobre toda la cara para combatir las arrugas y retrasar el envejecimiento prematuro de la piel. Es interesante ver cómo aliviamos tensiones y conseguimos una piel más firme gracias a unos sencillos masajes faciales incidiendo en pómulos, párpados y cuello.

Por ejemplo, un ejercicio para estirar el mentón se realiza cerrando los ojos, subiendo la cabeza ligeramente hacia arriba mientras estiras el mentón con la ayuda de los tres dedos del medio presionando hacia abajo. Esta práctica tan saludable como divertida puedes realizarla por la noche antes de irte a dormir. Si quieres conseguir mayores resultados, te recomendamos combinar el yoga facial con el Pack Facial Detox para revertir los signos del envejecimiento y mejorar la elasticidad e hidratación.

Complementa tu práctica de yoga con un baño de agua caliente
Cualquier momento del día es bueno para practicar yoga. Aléjate de ruidos, teléfonos, televisores y encuentra un espacio que invite a la calma. La decoración ambiental es importante para que te sientas cómoda: una luz tenue, música relajada, unas velas y ¡a practicar! Después de una práctica de yoga sigue disfrutando del placer de la tranquilidad con un baño de agua caliente.

 

Fuente: https://www.freshlycosmetics.com/blog/es/yoga-estilo-vida-saludable/

Publicado por Nanny Rdz

Comentarios

Comentarios

ARTÍCULOS RELACIONADOS